REIKI Y MEDITACIÓN

En esta nota podrás aprender una técnica sencilla para complementar tu sesión de Meditación con Reiki. El método  es simple y pódes practicarlo fácilmente.

Lo primero a tener en cuenta es buscar una habitación donde puedas relajarte, desconectarte del trajín diario. Intenta que el lugar este ordenado y limpio, pódes prender un sahumerio ó colocar velas claras. Protege este espacio dibujando el símbolo de poder en todas las paredes, siete en total (incluyendo el aire)

Encontrá un lugar cómodo para sentarte, ya sea en el piso ó en una silla, también podes realizarla acostado. Tomá tres respiraciones profundas, inhalando por la nariz y exhalando lento y profundo por la boca.

Pone tu  intención para esta meditación, es decir, algo que necesites, y luego expresa tu gratitud por la paz y armonía que vas a sentir o experimentar.

Dibuja el símbolo de distancia , el símbolo emocional/mental y el símbolo de poder en tus palmas. Luego colocá las manos sobre tus piernas mirando hacia el cielo, y permití que el Reiki empiece a fluir.

Concéntrate en tu respiración, y llevá la atención a las zonas de tu cuerpo donde sientas tensión o stress, llená ese lugar con la energía de Reiki y liberá ese obstáculo de tu organismo.

Sentí y visualizá la energía de Reiki fluyendo en todo tu cuerpo, si surge algun pensamiento realizá el baño seco, y volvé tu mente otra vez a un estado de calma y paz interior.

Realizá este ejercicio, durante 10-20 minutos todos los días, y sentirás como este estado de tranquilidad perdura para todo el día.

Namaste